miércoles, 18 de enero de 2017

La moda colorida y retro de La La Land


El sábado pasado estuve viendo la esperada La La Land (La ciudad de las estrellas), y la verdad es que me pareció algo rara - en el sentido de diferente - pero me gustó mucho. Es una película distinta a lo que últimamente se ve en las carteleras, llena de música, de color, de romanticismo... en definitiva, deja un muy buen sabor de boca.

La inspiración para el vestuario de La La Land

Una de las claves del largometraje, es la moda y los estilismos, con una inspiración claramente retro que el propio director se encargó de vender a la directora de vestuario Mary Zophres con un vídeo presentación de sus ideas en las que aparecían fragmentos de clásicos como the Bandwagon (1953) to Singin' in the Rain (1952) to Baz Luhrmann's Romeo and Juliet (1996) and Strictly Ballroom (1993) to Boogie Nights (1997) and Catch Me If You Can (2002).

Así pues, Zophres se alquiló todas aquellas películas, y empezó a soñar. Escogió fotografías, fotogramas e inspiraciones de películas de los 50 y 60, y de ahí surgió todo.

la_la_land -_fashion_-_chez_agnes
Lionsgate

Ryan Gosling - Sebastian

Sebastian es un joven pianista obsesionado con devolver al jazz su gloria, y toda esa pasión por lo antiguo, debía reflejarse en su estilismo. Una de las claves para conseguirlo, fueron los zapatos bicolor, unos Nuevo Epoca Buenos Aires en blanco y negro. De hecho, son zapatos de baile. Nuevamente en referencia a las películas de Fred Astaire en las que se inspira la estética de la película.

la_la_land -_fashion_-_chez_agnes
Lionsgate

Su ropa también evoca la época que con tanta pasión Sebastian quiere revivir, con pantalones de pierna ancha y cintura alta y camisas en tonos neutros con camisetas blancas debajo: Los pianistas Bill Evans y Hoagy Carmichael y el actor James Dean.



Mia - Emma Stone

Querían que el vestuario de Mia fuera clásico y femenino, y vaya si lo consiguieron: faldas con vuelo, cinturas marcadas, escotes halter... romanticismo en estado puro. Inspirado en actrices como Grace Kelly (que tiene su papelito en la película), Catherine Deneuve o incluso Ginger Rogers, cuya inspiración va más allá del vestuario en una de las escenas más épicas de la película, cuando mí y Sebastian bailan rodeados de estrellas vestidos de blanco y negro.

la_la_land -_fashion_-_chez_agnes
Lionsgate

El color es otra de las claves del vestuario de la protagonista, que viste en tonos básicos y saturados desde el principio hasta el final: verde, amarillo, azul eléctrico... un claro contraste con el personaje de Sebastian, que suele vestir de tonos más neutros.

la_la_land -_fashion_-_chez_agnes
Lionsgate

El color en La La Land

La propia Zofres reconoce que el color fue coreografiado en su aparición a lo largo de la película, y se trabajó muy detalladamente con el director de producción para que formara parte de la historia. La idea era hacer destacar a los personajes utilizando los colores fuertes para ellos, y complementándolos con tonos pastel u otros fuertes y complementarios en el resto. 

Se trataba de que los colores ayudaran a contar la historia, embelleciendo las localizaciones y ayudando a mostrar también el estado de ánimo de los personajes.

Os dejo con el trailer, para que os animéis a ir a verla y comentarme también qué os ha parecido



Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de

martes, 17 de enero de 2017

Críticas literarias: Falcó

Me había propuesto no hacer propósitos de año nuevo. Más bien tratar de cambiar hábitos, que aunque parezca lo mismo no lo es.

Yendo en coche a todas partes, leer pasó a la retaguardia, y ahora que voy andando a todas partes, como que tampoco encontraba tiempo. Supongo que también tiene algo que ver el hecho de que cuando has acabado un libro que te ha rechiflado, resulta difícil encontrar otro, es casi como una infidelidad.

Con todo, Pérez-Reverte siempre es capaz de romper este círculo vicioso, y esta vez, con su nueva novela Falcó, no ha sido excepción.

Falcó cuenta la historia de un anti-héroe de los que disfrutamos queriendo. Uno de esos personajes cuyos actos rozan la línea de lo reprobable - en el caso de Falcó, más bien la sobrepasan con clase - pero que quizás porque su carácter es algo rebelde, pero regido por unos principios sólidos, nos atrae irremediable. Un canalla con clase.

«El mundo de Falcó era otro, y allí los bandos estaban perfectamente definidos: de una parte él, y de la otra todos los demás.» 

En esta historia no hay espadachines, ni barcos, pero si hay líneas torcidas y una guerra sucia entre dos Españas en la que aunque ganara un bando, perdimos todos. Ésta es la historia de un mercenario en mitad de la Guerra Civil española que, a pesar de todo, encuentra hueco para lealtades inquebrantables. Ésta es la historia de un canalla que no lo resulta ser tanto, o sí, según se mire.


Falcó es una historia entretenida y muy Reverte. Una historia que leer.

Podréis encontrar más críticas literarias en este link: BOOKS

lunes, 16 de enero de 2017

5 Senses Monday 355


Últimamente las semanas son intensas, pero en el buen sentido. No sé si es la madurez o el hecho de acostumbrarse, o que con el tiempo todo acaba poniéndose en su sitio, pero así es.

Vista

Esta semana ha habido mucho color... y texturas nuevas. Y mucho knitting.


Olfato

Les ha dado por volver a pintar los semáforos... vaya usted a saber por qué. El caso es que en los alrededores de Alcalá con Villanueva, huele a pintura de exteriores a primera hora de la mañana... y no es precisamente un olor desagradable.

Gusto

El otro día comimos por fin en El Inca, al lado de la oficina en la calle Gravina. Muchas veces hemos pasado por delante y comentado que nos gustaría probarlo... y la verdad es que no nos decepcionó en absoluto. Yo comí un ceviche fresquísimo que me resultó estupendo. Arriba en las fotos habréis visto qué pinta tenía todo el menú.

Tacto

El otro día por fin acabé mi nueva Martina Cardigan. La compré allá por las rebajas de verano, y no me había puesto a tejerla primero por las temperaturas, y luego porque sabéis que he tenido la fábrica de gorritos a tope este invierno. Ver cómo ha quedado de estupenda, y que otros la hayan piropeado, me ha encantado. También está en las fotos de más arriba.

Oído

Anteanoche, de vuelta del cine, andando de camino a casa y bajando por las escaleras en frente del colegio, miré para arriba y me di cuenta de que podían verse las estrellas. No es algo muy común en Madrid, porque hay demasiadas luces con las que competir. Así que, a pesar del frío, me senté un par de minutos a verlas mientras escuchaba la canción que os comparto hoy. Es la versión acústica de Love like this... y fue perfecta para aquel momento.



Las fotografías no me pertenecen, aunque los collages sí. The images are not mine, but the collages are.


Puedes seguirme también a través de